Artículos

Movimientos cardíacos: sístole y diástole.


La contracción ventricular se conoce como sístole y en ella ocurre el vaciado de los ventrículos. La relajación ventricular se conoce como diástole y es en esta etapa que los ventrículos reciben sangre de las aurículas.

La contracción ventricular luego fuerza la sangre a las arterias pulmonar y aórtica, cuyas válvulas semilunares (tres membranas de media luna) se abren para permitir el paso de la sangre. Una vez dentro de estos vasos, el retorno repentino de sangre (reflujo) a los ventrículos desde la aorta y las arterias pulmonares se evita mediante el cierre repentino de estas mismas válvulas.